Sunday, 12 August 2012

La hermosa cultura japonesa


 
Hola chicos! Uno ha estado muy ausente en estos últimos días y, yo sé que no hay perdón de Dios sobre ello! Después de todo, la conejo ha pasado por muchas cosas al grado que uno anda en camita T_T por la garganta (al grado que cancelé evento y, una salida con mi kameko).

En fin, después de todo, con ese quehacer que he tenido quiero compartir con ustedes un evento al que asistí hace poco; eso sí, relacionado con la cultura de Japón.

Aquí, en la ciudad de México, exactamente en el Anexo de la Embajada de Japón en México, se llevó a cabo una pequeña exposición fotográfica de nombre “La hermosa cultura Japonesa”, cuyo autor es Jaime Barrasa Regalado.

Se llevó a cabo del 19 de julio al 3 de agosto y su contenido estuvo basado en 31 fotografías, divididas en tres secciones: la cultura budista y templos sagrados, Japón urbano y sociedad japonesa. Además de ello, se expusieron diferentes objetos otorgados por amistades niponas al autor; éstos mismos iban desde una carta, hasta sandalias.

¿Qué se puede decir?

 
Es una presentación muy bella, fascinante para aquellos que degustan de la cultura mágica del Japón. Gran parte de esto se debe a que puedes apreciar una idea diferente sobre lo que generalmente se vende sobre Japón: no todo es ánime, manga, cosplay; sino es un mundo que va más allá de lo que se conoce o se entiende por oriente.

La exposición presenta un lugar donde la religión está impregnada en muchos aspectos de la vida del japonés. Muy probablemente, esto sea un generador por el que se piensa que Japón, es un mundo mágico y ancestral. El budismo se aprecia en paisajes, templos, entre otros de tal forma que representa la imagen disciplinada y recta que hacen de los japoneses, individuos únicos tanto en Asia, como el resto del mundo.


Por otro lado, había fotografías donde observas casas, tiendas y nada de esa arquitectura moderna que el ojo occidental, está comúnmente acostumbrado de ver. Japón, no sólo es modernidad, sino tradición en su forma de vida. Sus casas, con un diseño muy representativo de ellos, te muestran esa imagen que pocos llegan a conocer y es poco apreciada. Desgraciadamente, mucho de esto se debe al impacto occidental que existe en el país del Sol Naciente; es decir, la nación parece que está dividida en dos mundos: moderno-tradición.

Es importante recordar que, este país día a día está siendo transformado por aquellos elementos que provienen del occidente. Todo esto no sólo se observa en sus calles, casas, tiendas sino… en sus propios ciudadanos quienes llegan a vestir en determinados casos, las famosas yukatas, kimonos u otras vestimentas que en la antigüedad, eran de uso diario pero ahora son solo prendas para uso exclusivo.

No sólo las fotografías impregnan en el visitante, un aire de esa cultura tan rica en misticismo sino uno queda maravillado con los objetos personales del autor, quien con mucho orgullo muestra a todos.

Platos, sellos, vajilla para sake, dibujos, una carta, libros, sandalias, entre otros objetos, representan la cordialidad con la que los japoneses te pueden recibir: es decir, si tú haces amistad con alguno de ellos, ten por seguro que tendrás a un amigo de por vida. Los japoneses se sienten orgullosos con su cultura, con su país y si alguien le hace honor a ello, lo agradecerán por siempre: eso último, son palabras de la experiencia propia del autor.

Finalmente, se puede decir que esta pequeña muestra de Japón, te invita a conocer con mayor amplitud, ese conjunto de archipiélagos. Al mismo tiempo, representa con claridad la relación tan estrecha que existe entre México y Japón, la cual para muchos sigue siendo desconocida en la mayoría de sus áreas.

Después de todo, la cultura es el medio más sencillo para acercar a las personas a conocer un país diferente y con ello, apreciar lo que hay afuera y, tomar conciencia de la nación de donde se proviene porque finalmente, esos elementos generan una identidad ante todo el mundo.

Ya para finalizar, es posible decir que esto, es una prueba clara de la existencia de la diplomacia cultural japonés. Tal vez, esta muestra fotográfica fue realizada por un individuo que no tiene raíces niponas pero, demostró su gratitud y gusto por ese países que, decidió por presentar ante los mexicanos una probadita de cómo los japoneses, degustan por atraer a las personas por medio de su cultura, de un intercambio cultural donde todas las partes, obtienen un beneficio que a mediano o largo plazo, tendrá resultados favorables. 
 
 
Un agradecimiento especial a Jaime Barraza Regalado, por su amabilidad, su maravillosa experiencia en Japón y su accesibilidad en todo momento. 
 

No comments: